Es para pensar (bien)...

Posted: sábado, 29 de marzo de 2008 by Sol in
0

"Hace que te cuestiones ¿no?. Si los pensamientos pueden hacerle 
eso  al agua, imagina lo que 
nuestros pensamientos pueden hacernos a nosotros mismos..." 
(Frase obtenida de la película "what the bleep do we know", considerando que somos 90% agua.)

Mirá el siguiente link

Posted: by Sol in
4

thank you

Posted: by Sol in
0


Con la palabra Thanks, escrita en una etiqueta adherida a un envase, las moléculas de agua toman esta forma.

Chi del amor

Posted: by Sol in
5


Las moléculas de agua expuestas a las palabras "Amor-Comprensión" escritas en una etiqueta adherida al envase que la contiene.

"Te odio, te mataré"

Posted: by Sol in
0


Moléculas de agua expuestas a las palabras "Te odio, te mataré", escritas en una etiqueta sobre el envase que la contiene.

"Angel-Demonio"

Posted: by Sol in
0


En la foto de la izquierda, vemos una muestra de agua helada expuesta a la palabra "Angel", y a la derecha, agua expuesta a la palabra "Demonio".

Somos 90% agua

Posted: by Sol in
0

Hay una película que se llama "What the bleep do we know?" (ver pág www.whatthebleep.com) Les recomiendo verla ya que es impresionante lo que te deja pensando. En una parte, hacen mención de un experimento llevado a cabo por el científico Emoto (http://www.masaru-emoto.net/spanish/sindex.html) El japonés Emoto ha estado llevando a cabo experimentos en todo el mundo sobre el efecto de las ideas, las palabras y la música sobre las moléculas de agua. Las descripciones que aparecen a continuación han sido extraídas de su libro titulado Los Mensajes del Agua. Se sabe que el agua tiene propiedades receptivas, por lo cual, dichas moléculas, toman una determinada forma al estar expuestas a determinados mensajes. A continuación les voy a mostrar algunos ejemplos que me dejaron impresionada (ver entradas siguientes)

Esquizofrenia:

Posted: miércoles, 26 de marzo de 2008 by Sol in
0

Una fría neblina llegaba desde la bahía atravesando los bosques, todo permanecía en silencio, inmóvil...
Parecía perdida, como esclava de una eterna espera, como si algo le hiciese falta...Por algunos momentos abandonaba su cuerpo para sumergirse en sí misma, por otros se mostraba segura, imponente, como si nada pudiese hacerle daño, ni siquiera los oscuros recovecos de su alma que manipulaban su conciencia y hastiaban su existencia...
El silencio comenzaba a tornarse molesto, la calma inquietante, los segundos cobardes e indecisos, como si el próximo instante fuese el definitivo en su tormento...
Movió la cabeza con lentitud sonriendo y sudando, su mirada se tornó perversa, como si ya no fuese ella, como si un demonio la dominara... Sentía miedo de si misma, su locura le indicaba que ya no estaba sola...
Mientras alguien esposaba sus manos, ella se dijo: “muy bien, entonces, llévame a verlas”

Huellas

Posted: jueves, 20 de marzo de 2008 by Sol in Etiquetas:
0


La vida es un camino de duelos. Hay quienes pisan nuestra senda y dejan huellas imborrables. Aunque sigamos caminando, esas huellas forman parte 
de nuestra dirección y predeterminan
nuestros siguientes pasos. La vida no es más que eso: un camino de duelos.
A medida que pasa el tiempo, personas que amamos se van y nosotros seguimos caminando.
Es así, un duelo no es mucho más que un adiós mudo, una despedida fracturada, una huella cuyo pié ya no pisa. Cuesta afrontar los duelos, cuesta por lo tanto afrontar la vida, pero esas son las leyes del juego ¿no?
Uno duela etapas, deja atrás la niñez para atravesar la sinuosa adolescencia, luego debe dejar los desparpajos de esa etapa para afrontar la rutinaria adultez. Uno duela a sus padres en su papel de padres para uno mismo serlo. Uno duela a sus hijos cuando se van...
Uno duela aquellos familiares que nos hicieron quienes somos, uno duela aquellos amores que nos destrozaron el corazón...
Uno duela aquellos amigos que con el tiempo se perdieron y aquellos trabajos que quedaron atrás.
Vivimos afrontando duelos, la vejez misma es una etapa de duelos. Uno duela su propio cuerpo desgastado por la sabiduría de la vida, duela la indiferencia de los hijos y aquellos compañeros de toda la vida.
Finalmente, uno da cuenta de que los duelos no son más que duelos hacia uno mismo, porque uno cambia cuando aquella persona ya no está. Se trata de afrontar el duelo de dejar atrás aquella persona que éramos frente a ese amor que nos cambió la vida, aquellos amigos que nos dieron tantos respiros, aquellos padres que nos brindaron tantos escudos.
Es simple, lógico... Y al decir que es simple no digo que es fácil. Sólo digo que es inevitable y lógico. Sólo digo que son las leyes del juego...
Pero si lo vemos desde otro lado podemos darnos cuenta que un duelo no es nada más y nada menos que un encuentro: un encuentro con la ausencia y con uno mismo...

Posted: sábado, 15 de marzo de 2008 by Sol in Etiquetas:
0


 En América latina la historia oral se ha utilizado con la esperanza de permitir la expresión de los “sin voz”. En nuestro país la primera experiencia de recolección de testimonios orales fue en el Instituto Di Tella, en los ’60, influida, promovida y financiada por la Universidad de Colombia, teniendo como objetivo el rescate testimonial de personalidades de la vida política argentina (sindicalistas, políticos, líderes). El sujeto cuando habla lo hace desde su doble condición de sujeto individual y sujeto histórico. El recuerdo histórico es diferente a la suma de los recuerdos individuales y a su vez, más que la sumatoria de los mismos. El historiador por supuesto que no tiene un papel neutral en su función de transmitir la historia. Es el historiador quien decide qué poner, cómo ponerlo... Es el historiador quién selecciona los testimonios y, a su vez, 
es el historiador quien decide qué preguntar en una entrevista. Todo está determinado por sus objetivos, sus preguntas, sus diferencias sociales y culturales con los entrevistados. Por lo tanto, la memoria tiene un caracter subjetivo y tiende a interpretar la historia más que a reflejarla.
(Citas sacadas del texto de Schwarztein y Barela)